La permanencia puede esperar

INFANTIL – 0

ESPERANZA – 3 (Hugo Gil -21′ y 26′- y Telmo Lizcano -55′-)

Municipal de San Blas (117 espectadores)

Hoy tampoco era el dia -ya nos lo imaginábamos- para que el Infantil diera la sorpresa y conquistara los tres puntos en disputa: con tiempo revuelto y desapacible, horario Champions y estreno de marcador electrónico de última generación -bienvenidos al siglo XXI-, el líder visitaba el Municipal acompañado por medio barrio de Canillas, que daba gloria ver la mítica tribuna de la Avenida de Guadalajara con tres cuartos de entrada a esas horas, aunque lo cierto es que la tarde fue menos fría de lo esperado y el viento se tomó un descanso durante el partido.

La tarde del domingo la suele utilizar uno para echar la siesta, deprimirse en el sofá, planchar o, si la cosa se tuerce, ver Viva la vida, pero nunca, nunca, para salir a la calle. Y menos después de comer, con lo que los grandes damnificados de la jornada fueron -aparte del Infantil- abuelos y demás familia, a los que directamente se les jodió la sobremesa: a ellos y a los más de cien aficionados que poblaron la grada y animaron a los suyos entre aromas a cocido maragato, cocina castellana y paella, que mi señora le coge muy bien el punto al arroz“, comentaba con orgullo un significado aficionado local.

Anderca en la primera parte: el capitán volvió a darlo todo (Fotoblás)

Total, que el partido comenzaba sin tensión, ya que no parecía el Esperanza11 partidos jugados, 11 ganados- el rival más indicado para iniciar la esperada remontada, pues a pesar de la notable mejoría que viene experimentando el equipo en las últimas semanas, fue ver a los longilíneos y espigados jugadores canillenses calentar junto a los nuestros y entrarnos ganas de correr.

Juan Miguel González peleó sin descanso en el Municipal (Fotoblás)

No obstante durante los primeros minutos no meterían mucho miedo, y el Infantil aguantó sin muchos apuros, bien cerrado atrás con los tres grandes –Hugo, Celso y Javi– acompañados por Rubén y una línea de centrocampistas formada por Chimi, Recio, Víctor y David jugando más como interior, mientras Anderca y Juanmi se buscaban la vida ellos solitos a la espera de cazar alguna. Incluso en el minuto cuatro sacábamos un córner, lo que da muestra de la desgana visitante en el tramo inicial del partido, en el que los nuestros se animaban a subir: con muchas precauciones pero se animaban.

Romanillos, cada vez más asentado bajo palos, golpea con estilo el balón (Fotoblás)

Ya desde el principio se había podido ver la diferencia de altura en los emparejamientos de los jugadores de ambos equipos, destacando la existente entre Álvaro Delgadoque lo es– y nuestro Rubén, quien peleó como un león en clara inferioridad de condiciones. Pero es que además de nuestra desventaja física dio la impresión de que los Bollycaos del desayuno no eran del día, dado el déficit de fuerza que mostramos esta tarde: a pesar de ello el Infantil encaró el partido con alegría y sin complejos.

Más altos eran: en la foto Chimi pelea con una de las torres del Esperanza (Fotoblás)

Aunque el Esperanza no estaba demostrando con su juego la superioridad que señala la clasificación, la sensación era de que en cuanto se pusieran aquello iba a saltar por los aires, tal era la diferencia de velocidad -mental y de la otra– entre las acciones de unos y otros, pareciendo que abrirían brecha en el marcador más pronto que tarde. Sin aparente esfuerzo, los verdiblancos sometían al Infantil a una notable presión en el centro del campo que le impedía desarrollar su juego.

Sin embargo, y a pesar de que tocar la pelota dos veces seguidas se convertía en una misión casi imposible, el animoso Infantil tendría sus opciones a través de ese juego directo que tanto nos gusta, y así, en el 9′ Ander se hacía con un balón huérfano en la frontal y disparaba alto después de una jugada entre Chimeno y Juanvi: se venían arriba los nuestros ante la apatía visitante y volvían a intentarlo en sendos lanzamientos de falta a cargo de Celso -sin consecuencias- y Anderca -a la barrera-.

Anderca, Óscar y Garri en una jugada de la segunda mitad (Fotoblás)

En el 14′ Romanillos intervenía con acierto capturando un peligroso centro de Telmo Lizcano, exquisito jugador de zurda de seda y viejo conocido cuya calidad no hace sino crecer con los años. Aún jugando al ralentí el Esperanza controlaba el partido con comodidad a las órdenes de Ignacio de Vega, auténtico catalizador del juego visitante, que obligaba al Infantil a estar más preocupado por defenderse que por atacar: Rubén se fajaba con el interminable Delgado y entre Hugo y David trataban de fortificar el flanco derecho, por no hablar del buen balance defensivo de nuestros centrales -minuto diecisiete, Javi mete cuerpo y frustra el peligrosísimo pase de Ballester a Gil Estrada-, que esta tarde iban hasta de cabeza. Gran trabajo también de Óscar Recio y Víctor Cols en la presión, aunque lucharon en desventaja en la desigual batalla del centro del campo.

Óscar Recio y Víctor Cols persiguen a Gorka Espinosa, con Cándido Chamorro al fondo siguiendo la jugada: buen partido defensivo de ambos en el centro del campo (Fotoblás)

Tan insípido era el partido que alguno incluso veía la posibilidad de que en una de estas pudiéramos ponernos por delante, puesto que no era el dia del líder, y el Infantil, aunque tímidamente, hacía sus cositas y triangulaba aprovechando la calidad de Chimi, Anderca y Juanvi: pero cada movimiento y cada desmarque costaban un mundo y el equipo se diluía ante el vigor del rival. Y así, a los veinte minutos, en el primer saque de esquina para el Esperanza, Telmo Lizcano ponía el balón tocadito al corazón del área, donde Gil Estrada cabeceaba con comodidad ante nuestra falta de tensión en las marcas, la vieja historia.

Celso sacando el balón desde atrás (Fotoblás)

Eran las 16:30 y de repente salió el sol, presagio -o eso queríamos creer- de que algo bueno iba a ocurrir. Pero se fue enseguida, y lo que pasó es que Álvaro Delgado empezó a carburar: cinco minutos más tarde el extremo agarraba la pelota y se internaba como quería en el área tratando de recortar a su par, aunque en el último instante tropezaba y el balón quedaba en poder de Álvaro Ortiz, que colocaba un preciso centro para que Gil Estrada repitiera con un perfecto testarazo junto al poste derecho de Roma, que sólo pudo mirar.

Rubén Elices en acción: le tocó bailar con la más fea y cumplió con nota (Fotoblás)

Se desmelenaba ahora Delgado, al que resultaba casi imposible parar, y el Infantil se vio obligado a recular. En el 29′ un despeje de Ignacio de Vega cogía altura y caía al área local entre defensa y portero, donde otra vez Gil Estrada aprovechaba un segundo de indecision general para coger la espalda de nuestros centrales y enganchar el balón según llegaba, provocando el paradón de la tarde a cargo de Romanillos, que sacó una mano milagrosa salvando el tercero en el último instante. Todavía se lamentaba el diecinueve cuando otra vez Delgado –qué cruzse colaba hasta la cocina: menos mal que Javi anduvo rápido y cortaba el balón, aunque Telmo se hacía con él a continuación para girarse y ceder a de Vega, cuyo disparo detenía nuestro portero con seguridad. El Esperanza jugaba sus mejores minutos y obligaba a Roma a intervenir de nuevo a disparo de Ballester. Y es que la sociedad Lizcano-de Vega funcionaba y se entendía a la perfección con el peligrosísimo Álvaro Delgado, principal destinatario de sus envíos e imparable al galope y con espacios, sacando provecho permanentemente de su zancada en el estupendo terreno de juego del Municipal, envidia de la categoría como bien apuntaban varios aficionados de Canillas. Y por si esto fuera poco, por las inmediaciones del área pululaba el ejecutor Gil Estrada, que remataba en escorzo un jugadón de su equipo en el 30′, afortunadamente sin consecuencias.

A dos para el descanso Romanillos resultaba lastimado en un despeje interceptado por el insaciable delantero centro, y en el saque de esquina posterior el gol rondaría su portería tras una gentileza sanblasera: pero la primera mitad terminaba con el 0-2 y encaje de bolillos del quinteto Rodríguez, Lizcano, de Vega, Delgado y Gil Estrada, unos fenómenos.

La tecnología ha llegado a San Blas para quedarse de la mano de globalpiso (Fotoblás)

—————————————————————————

ME GUSTA

Los porteros del Infantil, bien por arriba, rápidos y concentrados.

NO ME GUSTA

La flojera del equipo, que pareció reservarse para próximos compromisos.

—————————————————————————-

Miguel midiéndose con Espinosa en una acción de la segunda mitad (Fotoblás)

Que eran buenos lo sabíamos. O lo imaginábamos: lo que nadie esperaba después de la mejoría de las últimas semanas era la flojera del Infantil, que hoy no estuvo. Tras el obligado paso por los vestuarios – y por el bar- Hugo Rodríguez ocupaba la portería en lugar de un buen Romanillos y Miguel entraba por David, trabajo y actitud durante el tiempo que estuvo en el campo; pero nada cambiaba, y ya desde el saque de centro -siempre para atrás- se pudo ver que aquello no iba a ninguna parte: enseguida se hizo el Esperanza con el control, al ralentí, disfrutando de la primera ocasión en un zurdazo de Gorka Espinosa que se marchaba desviado. Se acercaría el Infantil con un pase en profundidad de Chimi al que Anderca no llegaba por poco, pero casi todo el rato se jugaba en nuestro campo, y durante cinco largos minutos el equipo se limitó –a la fuerza ahorcan– a defenderse y capear el temporal.

Chimi conduce la pelota con Víctor guardándole las espaldas (Fotoblás)

Volvíamos a intentarlo mediante una falta lateral que Ander botaba y Javi pretendía rematar en el punto de penalti, si bien nuestros intentos se quedaban en eso, en intentos. Felipe Morante daba descanso a Cortezón y Tullemans ocupaba su puesto en el eje de la zaga, al tiempo que Marcos comparecía en el terreno de juego en lugar de Rubén. Se animó de nuevo el Infantil, que daba un paso adelante forzando un córner que Chimi estaba a punto de rematar en el primer palo: su segundo intento se marcharía fuera. Un gol –quién sabe– nos podía haber metido en el partido, pero hoy faltaron frecura y capacidad de reacción: ellos rápidos y grandes, nosotros lentos y pequeños, demasiado previsibles a la hora de recibir y jugar, de modo y manera que cuando queríamos darnos cuenta, zas, ya nos la habían birlado.

Marcos volvía tras su lesión: en la imagen trata de recuperar la pelota, con Anderca y Tullemans al fondo (Fotoblás)

Sólo el entusiasmo de los chicos ponía algo de emoción a un segundo tiempo descafeinado, entre la impotencia local y la permisividad del Esperanza echándose unos metros atrás para matarnos a la contra. Laita sustituía a Rodríguez y el Esperanza cerró la puerta con llave. Alguna jugada aislada en la que el equipo se reconocio jugando desde atrás con apoyos rápidos -minuto cuarenta y ocho, buenísima combinación entre Hugo, Juanvi, Chimi, Anderca y Marcos- levantaba al público de sus asientos, pero faltaba gol y Garri entraba por el canterano Juanvi con la misión de agitar el partido, para entonces un coñazo. Anderca finalizaba con un disparo desviado una buena aparición de Miguel en ataque mientras Garri llegaba al área, y el propio lateral remataría en semifallo poco después un lanzamiento de falta a cargo de Celso. Pero el líder esperaba agazapado el momento de darnos la puntilla, que llegaba a quince para el final, en la enésima arrancada de Delgado, cuyo perfecto envío clavaba Telmo Lizcano de primeras, solo en el segundo palo.

Despertaba Delgado y Lizcano seguía haciendo de las suyasdisparo colocado y palomita de Hugo en el 60′ y magnífico centro desde la línea de fondo que el once remataba incomprensiblemente alto en boca de gol tres minutos después-, aprovechando los desajustes de un Infantil muy desordenado en esos minutos finales. Habría tiempo para ver otra buena intervención de Hugo saliendo a los pies de Adrián Ruiz, y una fantástica arrancada de Delgado, que se marcaba un eslalon de categoría partiendo desde su defensa y llegando al área pequeña, donde era detenido por Hugo García, resultando lastimado el delantero en el lance. También Anderca y Celso sufrirían contusiones en esta fase postrera, viéndose este obligado a abandonar el terreno de juego: peleó con bravura el Infantil hasta el pitido final de Cándido Chamorro, pero nada cambiaría.

Buen partido de Hugo Rodríguez, que jugó la segunda parte (Fotoblás)

Ganó el Esperanza. Y ganó bien, lo esperado. No es tiempo de lamentaciones, pues en el horizonte aparece uno de los enfrentamientos decisivos de esta primera vuelta que se acaba: la crucial visita al campo del Chimenea, a estas horas por encima en la clasificación y probablemente uno de nuestros rivales en la lucha por la permanencia. Es hora de recuperar sensaciones y hacer las paces con nuestro amigo el balón, quien nos dará la confianza para afrontar lo que resta de temporada.

A por ello.

 

 

#estesabadotodosausera

 

(Agencias)

 

Espacio patrocinado por

MOLINUEVO, GRÁFICOS S.L. y MOLI DIGITAL: LA IMPRESIÓN SIN LÍMITES” http://www.molinuevograficos.es

Mau Verde

CHORIZOS MONCAYO – Toledillo – (Soria)

Fotoblás 

TVPeñalver

Garrido Press

Moreno TVPress

Jonson y Jonson

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s